08 diciembre, 2006

...:::La Adelfa Blanca™:::...____(White Oleander™)

My Photo

Name:David Saä V. Estornell. Location:España, Spain "My Child Died From Sniffing Pain." - David Saä V. Estornell´s Father- The unofficial Saä Viccenzo´S Blog: "White Oleander"

“Durante la edad de los snacks, la revolución consistía en consumir golosinas, los gritos del confeti hacían estragos porque las muchachas bonitas lamían aún helados de nata. ¡Maldito Ronald McDonald™! Que robaste mis intentos de casa de papel y ternura con mujeres. Las reinas hechas de luz de un día, su imperio flanqueaba los hogares del subsidio, acallaban los pechos con laxantes, dormían su sexo con baratijas del cliché y un Vogue de mamá. Los trajes eran diversión en aquel otoño en el que el Sol anhelaba que las risas volvieran a sonar en las calles. Luz de un día, nos advirtieron que el sexo tenía mapas. Confundí el puño con los besos. La conjetura del divorcio abría heridas, manchas y fiestas. Nunca fui invitado. Mamá tenía colita.Llamé a casa, mi padre era el bebé que robó del orfanato. Sus tatuajes simulaban mi esperanza. Hablaban de corsarios y piratas, de hombres feroces que tendían la ropa cuando sus mujeres morían frente al televisor. En aquel olor aprendí a hacerme ofertas frente al espejo. Collar de ácidos, miraba por la ventana una calle con niños que jugaban, risas y llantos, los coches paraban porque aquel imperio era de las reinas. Alguien cabalgaba sobre mí, las ingles quedaban anilladas, los granitos eran síntomas de hígado enfermo y bistec de juguetes.Llamé a casa, mi padre era el bebé que robó del orfanato. Sus tatuajes simulaban mi esperanza. Hablaban de corsarios y piratas, de hombres feroces que tendían la ropa cunado sus mujeres morían frente al televisor. En aquel olor aprendí a hacerme ofertas frente al espejo. Collar de ácidos, miraba por la ventana una calle con niños que jugaban, risas y llantos, los coches paraban porque aquel imperio era de las reinas. Alguien cabalgaba sobre mí, las ingles quedaban anilladas, los granitos eran síntomas de hígado enfermo y bistec de juguetes.La culpabilidad, mi obra maestra inacabada.John Wayne nunca fue mi padre, su levadura se clavó en la memoria de mamá. Un espectro rubio jugaba con marcianos y gobernantes políticos, futuro fermento de hipermercado. La psicosis estaba en ellos, adultos de la patria y el sagrado Jesús que nunca visité. Incendios borrachos, divorcios en la Iglesia, yo saludaba a Cristo la cara de Elliot que sonreía a E.T. Nadie vino de las estrellas a rescatarme. Nadie me susurró otras esperanzas. Todos mis profetas se ponían en cuclillas y besaban mi cabello, decían les recordaba a un tiempo vivido, a una excusa de globitos de colores húmedos. Vendavales de muñecas de trapo, Barbie™ fue siempre mi madre, ella me dejó atado en el aparcamiento, allá donde se reunían suicidas, camioneros y amas de casa con zapatos de aguja del infierno. Tintes de culebrón, quise ser reina y no llegué a sus mandíbulas. Nadie retrocedía ante mí, el mundo era extraño. Yo nunca conocí sus miradas. Me prometían que el Sol nunca saldría, sus jugos de luz sangrarían desde otros orificios extraños. Sarcasmo de juguetes.

Una vez papá me compró un helado de nata. Los pantalones no tenían el monopolio de la crema. Una vez sonreí cuando papá me compró Un crucigrama de colores, olía a planes de Infancias. Una vez recordé que yo era niño cuando recordaba. Me hicieron esperar en la puerta junto a una manifestación. Los mutantes jugaban a llevar pancartas, yo soñaba con redimirme detrás de su lucha. Nadie moría no estaba permitido, a menos que cruzaras esas puertas. Desde lo lejos, un perro meaba en la rueda del coche de papá, un gato se lamía la entrepierna. Una clínica de abortos, en la acera un niño pintaba colorines, un gato se lamía la entrepierna, las personas graznaban como amigos que nunca tuve. Allí donde se inventaba el cielo, mi cuerpo muerto me observaba jugar con otros niños, puentes de algodón de azúcar. Rosa marica. Era su niña, era su palacio, era su episodio de tristeza. Un secreto, tan sólo las adelfas me escuchaban. Mi búsqueda de identidad velaba el amor que no me daban, Aquel que no sentía.Fui en mejor virus del que se contagiaron en aquel baño público. Cosméticos de grasa de ballena, se morían por mis huesos,En un mundo donde ya no había combas sobre las que saltar, El mundo apostaba nuestros cuerpos. Carne de Teluro, pez postmoderno el cajón de las píldoras era yo. Esas cosas de ratas eran mejor que los muertos.Tras la ventana, yo me obligaba a usar el collar de perlas que papá utilizaba con sus chicos. Fama de retrete, sonrisas de catálogo, soñaba con no estar ahí.Ahora sólo quiero estar aquí, en mí. Sin pasado y sin futuro. Nadie me ayudó a nacer, había un gritería, su intención se hico cicatriz.Mi primer novio no sabía qué quería, estaba aún en los cuentos donde yo soñaba estar. Ya sabes, Coche gratis, padres gratis, dinero para copas, mi primer novio me encontró en un callejón.

1 comentarios:

A las 10:44 p. m. , Blogger deejohn ha dicho...

David, Yes I would like to have some of your photos that you told me about.
Do you want my contact address?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal