08 julio, 2006

PERSONA

Pensé que todo lo que hacía era algo serio y ahora veo que solamente era un juego. Un juego averiado e ideado por mi, de modo que todo me resultara algo menos aburrido. Es una especie de protección que impide que me haga daño a mi mismo y que a la vez impide que desde fuera alguién me haga daño. Es simple, sin embargo si lo hubiera descubierto antes, no hubiera desperdiciado, tóntamente el tiempo. Mi pasado... que importa. Cada día es una secuela mala de la anterior, una realidad barata. Cuantas veces no habré tenido la extraña sensación de haber vivido ya, aquel momento. Así desorientado, del mismo modo que con anterioridad, destinado a repetir el error. Ni por casualidad mi existencia se bifurca. Nada impide que todo vuelva a repetirse, y asisto a tal acontecimiento impávido ,triste... Una apelmazada secuela de la anterior... repetida, y plagada de errores que duelen todavía más, si cabe.
Me doy cuenta de que ya no sólo són los demás de quienes procede la querencia al abismo, yo mismo me precipito hacia las brasas para impedir o ver realizada mi pesadilla, que es la de ver como a tu alrededor...tu conciencia esta plagada de realidades comunes, que te defraudan sin descanso. Prefiero hacerme daño primero a mi mismo a que me lo hagan aquellos en los que confío, o se han ganado mi confianza. Soy yo mi propio infierno, pero podrían serlo los demás. De este modo aislado, consciente de mi mísma realidad adulterada por mi, confundida, destrozada con mi total inapetencia moral y vida propia no transferida,con voluntad de asfixiar viejos fastasmas levantados por mi en mi honor. Todo se resume en que no doy tiempo para que las personas me defrauden.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal