12 diciembre, 2006

LQS

Alberto. Puedo atravesar la pantalla de mi ordenador y bersarte. ¿De dónde vendrán esas palabras?, ¿algo o alguién me susurraba unas palabras? ¡Si alguién está ahí!, no he conseguido entenderte. Puede ser que me haya despertado algún programa de la televisión, no recuerdo haberla puesto...Pero, ¡si está, apagada! Alguna broma pesada. Estoy empezando a pensar que no me consideran suficientemente atractivo. Escribo en mi ordenador con el índice. Me gustaría distanciarme de mis... me comprometo demasiado con la gente. A veces me dicen que no puedo ser tan buena persona. ¿Qué queréis de mi? Todo són quejas y al final el que no acaba contento soy yo conmigo mismo. No me gusta mirarme al espejo... No es que me vea feo ni nada de eso. Me sentiría afortunado si el espejo me devolviera el mismo reflejo que la última vez. Voy derecho a padecer un problema de complejo de inferioridad. ¿Qué no tendré yo, que sí tenga Alex?, por ejemplo. A mi hermano le molesta que sorba la sopa cuando estoy en la mesa. Siempre me está encontrando defectos. Paso de él. Cuando vi Martin Hache por primera vez... Ahora me parece una película para cretinos. Anoche conocí a un chico que me comía la cabeza con su afición a la música folk. ¿Sabes qué significa la palabra jazz? Significa vulgar. Supongo que no sería una indirecta. Yo odiaba a mi profesor de música, se le llenaba la boca con Brahms. ¿Se podía ser mas snob en la vida? Mi profesor, era... si, era snob, me cuesta reconocerlo. Brahms, ¿se podía ser más, cretino, obsceno, o...?. Era imbécil... Wagner es horroroso, o sea, ¿sabes? Por suerte yo tenía una opinión muy distinta. Estoy agotado mentalmente, en estos momentos me da lo mismo todo. ¿Es que no hay en este mundo alguien, más o menos, ocurrente? El kioskero de la esquina cuando me devuelve el cambio parece que me esté echando un polvo. Ahora vete. Vete para siempre. Desaparece y no vuelvas por esta casa. Mi antiguo novio me regalaba perlas como estas. Luego se arrepentía claro, el pobre acavaba de leer La Divina Comedia y estaba algo confuso. Supongo que fue una ofensa para él que aquella noche no me empalmara. ¿No te gusto?, ¿es eso?. ¡Dejame, tengo frío! Esta solía ser mi escusa favorita. Había aparecido en mi horizonte alguién muy especial. Tenía la cabeza en otra parte. Pensaba en Dudu. No podía dejar de hacerlo. Pero, ¿que harían dos pasivos juntos? Me daba lo mismo, pensaba... Me rechazaría, creo que no soy su tipo. Lo que yo crea no tiene la menor importáncia. Y, ¿qué pensaría él? Esta, en otra parte... No es buen momento. Incluso creo que le molesto. Algún día quemaré todos mis poemas, mi diario y buena parte de mis libros... Mis libros no puedes llevártelos. No es él, seré yo. Ni se te ocurra, doblar las páginas. Es todo tan obsceno. Debe ser un regalo de familia. Existen una serie de incoherencias. Si me hubieran educado en la fe cristiana, todo tendría más o menos una explicación. Hay algo en el sexo que me produce náuseas. El rol pasivo-activo... Me apetece ver la tele y olvidarme. ¿Hay alguién que me instigara a practicar el sexo involuntariamente? Me refiero a mi pasado. No recuerdo ciertos detalles. Espero que no me violara mi hermano. Sigue siendo un cretino... Cuando estaba en casa me apagaba la tele para hablar por teléfono. Lo que estoy haciendo es muy importante. Deja de ver monigotes. ¿Eres anormal?. Melón. No arrastres los pies, parece que seas un desastrado. Me daba puñetazos en el hombro. Traía a un amigote a casa que se reía de mi, me hacía burla. Su amigote era el ser más despreciable que me había echado a la cara. Siempre traía sus frustraciones a casa y yo era el principal objetivo de su ira. Resulta ser, que alguno de sus amigos lo mangoneaba. Luego se convirtió en un payaso, y no soportaba que yo no le riera las gracias. Salía con una chica a la que trataba como a un trapo. La muy tonta estaba enamorada de él. Anoche, tuve un sueño muy extraño. Me encontraba desnudo con varios chicos de la misma guisa y nos manoseábamos, yo me dejaba hacer. Tienes un culito delicioso. Sus palabras me excitaban mucho más que sus actos. Despertaba totalmente relajado y sin estar alterado. Era bonito a su manera. Los otros sueños eran algo más abstracto. Estaba harto de fustigar mi ánimo, me estaba maltratando a mi mismo. Estaba en una situación sin salida y esperaba poder salir de ella. Sigo teniendo dudas... Algún día empezarás por quemar tus poemas, tu diario y buena parte de tus libros

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal